Connect with us

Mi Universum

Flor de palma, o ‘Chochas’

Mi gastronomía

Flor de palma, o ‘Chochas’

El Noreste de México tiene una gastronomía matizada por diferentes influencias y que ha sido enriquecida en diferentes etapas del mestizaje a través de conocimientos antiguos, así como de usos y prácticas comunitarias y familiares.

 

Los productos regionales de origen han sido fundamentales, como las flores comestibles de palma, mejor conocidas como “chochas”, las cuales representan perfectamente a nuestra región.

 

Son un delicioso platillo y además significan toda una tradición histórica, sobre todo en las comunidades rurales.

 

La tradición de estos productos regionales como elementos básicos del origen de nuestra cultura culinaria son parte de nuestra identidad y del patrimonio de nuestra cocina popular.  Particularmente en la región central del estado, las “chochas” han formado parte de los usos y costumbres alimenticias de las familias en las comunidades rurales.

 

El guiso más básico, va con un poco de manteca de puerco, ajo, comino y chile piquín; hay quienes le agregan pico de gallo.  Un guiso más elaborado lleva costilla de puerco, incluso carne de venado.

 

Ahora bien, un antojito que retrata de maravilla a la región, es justamente una gordita de masa de nixtamal cocida en comal de barro con leña de mezquite y rellena de “chochas” con huevo.

 

En general, las “chochas” son un auténtico símbolo de identidad cultural que une a las familias, muchas de ellas que sufren carencias; son por esta razón también, un tremendo factor de cohesión social.

 

Representan la esencia de nuestra cocina popular, uno de los más poderosos elementos de la identidad de nuestra región, tal como lo es también la música popular.

 

 

Receta:

Platillo típico de cuaresma en el norte de México, hecho con las flores blancas de la palma yuca, tambien conocida como palma pita, que crece en el semidesierto.

1 kilo de flor de palma
2 dientes de ajo
2 tomates
1/2 cebolla
2 chiles serranos
1 rama de cilantro
1 cucharada de manteca de puerco
agua la necesaria
sal al gusto

Se limpian muy bien las flores, quitándoles los pistilos para que no amarguen, se pnen a hervir en poca agua con sal y ajo; ya hervidas se lavan y se cuelan: se acitronan en una poca de manteca de puerco, junto con la cebolla y los chiles picados se les agrega el tomate molido con un diente de ajo (al gusto), se le agrega el cilantro picadito y se sazona.

Tambien puede prepararse con huevo.

Más en Mi gastronomía

ARRIBA